EL RESPETO COMO PREMISA

Hace un cierto tiempo que venimos escuchando en la mayoría de los partidos, en diferentes divisiones y clubes, el mal trato al árbitro, insultos, quejas, reproches y demás, creo que no se puede esperar más tiempo y debe empezar a corregirse lo antes posible.

El referee en general es un ex jugador que decide seguir divirtiéndose en la cancha pero en otro rol, desde un lugar que no es fácil, hacer cumplir las leyes, haciendo docencia, explicando y demás, esta persona de la que hablamos, se entrena, llega a los clubes un buen rato antes del partido, se cambia, da la charla a los primeras líneas, medios y capitanes, luego precalienta y entra a la cancha ante que los jugadores, esta persona no juega para nadie ni quiere ganar, para poder coronar un campeonato, simplemente está para que los jugadores puedan divertirse y disfrutar del juego.

El árbitro lo hace porque le gusta, no va a pensando en perjudicar a nadie, tiene errores como cualquier persona, no tiene un sueldo ni premios por dirigir más o menos partidos, dedica largas horas los fines de semana para que se puedan disputar los partidos, deja su familia, almuerzos, los días de semana también invierte horas en reuniones de referees, en capacitaciones y más.

No existe causa alguna para ser recriminado por dirigentes, entrenadores y colaboradores de los staff, por jugadores que están dentro o fuera de la cancha, por el público, por padres que ni siquiera la mayoría ha leído un reglamento de rugby, para frenar estos actos hay que tomar medidas a tiempo para no llegar a mayores. Varios han decidido hacerse a un lado por este tipo de situaciones, el referee no tiene que pasar por esto, recordemos que son necesarios para que se puedan disputar los encuentros, sin árbitros no hay partido y sin partidos no hay rugby.

Hay una frase que es muy clara, “EL REFEREE SIEMPRE TIENE RAZON, SI USTED NO LO CREE ASI NO ENTRE A UNA CANCHA DE RUGBY”, Interpretémosla bien, “el siempre tiene razón” no es autoritarismo, ni imponerse con lo que quiere, sino es una premisa de nuestro deporte, de aceptar lo que el referee cobra, sin discutir ni reprochar, jamás tendrá intención alguna de darle ventaja a un equipo, ni perjudicará a nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *