COLUMNA SEMANAL: LIBERACIÓN MIOFASCIAL.

Sistema Miofascial.

“El cuerpo humano está envuelto, sostenido, comunicado y conectado por el sistema fascial”. Clásicamente el sistema fascial era tratado como material sobrante en las disecciones y era considerado un tejido pasivo de sostén. Hoy en día, un nuevo enfoque (debido a un importante aumento en los estudios científicos y exploración clínica) permite  considerarlo un elemento vertebrador entre diferentes estructuras anatómicas.

La Fascia es una red continua de tejido conectivo denso y tridimensional compuesto por láminas superpuestas con interrelación a través de todo el cuerpo, que tiene la capacidad para adaptarse a la tensión mecánica, y la versatilidad de modificar su densidad, tono, viscosidad y disposición.

En conclusión, es un sistema dinámico y continuo que unifica de forma estructural y funcional al cuerpo, no solamente desde un aspecto músculo-esquelético sino también visceral, vascular, nervioso y linfático.

FUNCIONES DE LA FASCIA:

-Suspensión, sostén y soporte, mantiene la integridad anatómica, la cohesión y el buen funcionamiento fisiológico de los órganos internos.

-Controla y participa en un equilibrio postural, manteniendo una postura eficaz.

-Participa en el proceso de nutrición del tejido, en el intercambio metabólico y en el mantenimiento de la temperatura corporal.

-Protección, absorción de impactos y amortiguación de presiones, forma una completa e ininterrumpida red de protección que actúa sobre cada segmento corporal, y de manera global sobre el organismo.

– Une y permite la formación de grupos funcionales, logra unificar  la acción de un músculo con otro (incluso opuestos o anatómicamente muy separados entre sí) y ejecutar un movimiento.

-Permite aumentar la eficacia mecánica de los movimientos  y determina la morfología muscular y el mantenimiento de la masa muscular en una posición funcional óptima.

TERAPIA DE LIBERACIÓN MIOFASCIAL:

Cuando por diferentes motivos y/o patologías el tejido se vuelve rígido trae como resultado  aparejado adaptaciones negativas en el  tejido blando (músculos, tendones, fascias) en forma de inflamación, acortamiento, adherencias, puntos de tensión, fibrosis, etc. Estas disfunciones, inhibiciones y restricciones  del movimiento aumentan día a día si no son tratadas  para contrarrestar sus efectos negativos.

La terapia de liberación miofascial (TLM) es un tratamiento manual  en el que, mediante movimientos y presiones sostenidas sobre el tejido blando, se liberan restricciones para recupera el equilibrio funcional del cuerpo.

La auto-liberación miofascial (SMR), con rodillo u otro elemento, se ha convertido en un método muy utilizado para complementar los tratamientos tradicionales del tejido blando y para mejorar su calidad. Dicha técnica se basa en el principio inhibición autogénica, es decir los Órganos Tendinosos de Golgi (GTO), que son unos mecanoreceptores que se encuentran en la unión músculo-tendón y tienen cm  función principal captar el grado de tensión. Cuando la tensión de un músculo aumenta a niveles que ni el hueso o el tendón pueden tolerar al borde de una lesión o ruptura, el GTO estimula a las fibras  musculares para que relajen el músculo en cuestión.  Lo que se generan con estas técnicas es simular esa presión sobre  distintos puntos gatillos, estimulando el GTO vía aumento de la tensión a nivel muscular, para que se relajen los músculos vía inhibición de las fibras musculares.

BENEFICIOS:

-MEJORA LA MOVILIDAD Y EL RANGO DE AMPLITUD DE MOVIMIENTO (ROM).

-REDUCCION DE ADHERENCIAS Y DE TEJIDO CICATRIZADO.

-ALIVIA EL DOLOR Y LATENSION/RIGIDEZ MUSCULAR Y EN ARTICULACINES.

-CORRIGE LOS DESEQUILIBRIOS MUSCULARES.

-FACILITA LOS PRCESOS DE RECUPERACION POST ENTRENAMIENTO.

ELEMENTOS PARA TRABAJAR:

El FOAM ROLLER (se ha convertido hoy en día en un elemento básico y fundamental  en los programas de entrenamiento, desde recreativos, deportistas amateurs hasta de elite). El rodillo de espuma es el más versátil y útil, ya que permite trabajar sobre la mayoría de los músculos.

PELOTA DE TENIS-HOCKEY: Permite trabajar sobre músculos mas pequeños.

STICK: al ser angosto permite trabajar sobre tendones y otras áreas de difícil alcance.

FACTORES A TENES EN CUENTA:

 Densidad: incrementar la masa, reducir el volumen o ambas. Este ejemplo se ve cuando pasamos de un objeto mas blando a uno mas duro.

Presión: podemos aumentar la fuerza, reducir el área o ambas.

Duración del trabajo: Como regla principal se establece que la cantidad de tiempo de trabajo en cada zona esta directamente correlacionada con la calidad del tejido. Si la calidad es mala se necesita mas trabajo, entre 1 y 2 minutos y si el tejido tiene buena calidad se utiliza entre 30 y 45 seg. La clave es detenerse más tiempo en la zona más tensionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *